La felicidad (destilada)

La felicidad consiste en ser consistente entre lo que piensas y lo que realmente haces

Ahora unos muy claros anti-ejemplos:

Piensas: estoy muy gordo.
Lo que haces: te comes 12 tacos de buche y 10 de pastor acompañados de un refresco light. Siempre tienes un pretexto -bien afilado- para no hacer ejercicio.

Piensas: nunca me alcanza el tiempo para nada.
Lo que haces: te pasas las horas en el Facebook. Revisas tu correo cien veces al día. Te la pasas echadote en el sillón viendo televisión.

Piensas: nunca me alcanza el dinero.
Lo que haces: los dias de paga te sirves con la cuchara grande. Compras muchas cosas que no necesitas. Y además te das el lujo de no llevar un presupuesto.


Piensas: cómo me desagrada mi trabajo.
Lo que haces: sigues en el mismo trabajo.

Piensas: se me antoja una manzana :D
Lo que haces: vas y te comes un limón :(


Ok, ése último ejemplo fué muy burdo pero es para hacer muy clara la idea.

Claro está, debes aplicar esto en la medida de tus posibilidades. Bien podrías desear desesperadamente conducir un Ferrari pero si no eres millonario ahora no lo podrás hacer (y no lo necesitas realmente, hay muchas otras cosas).

Por ahora ocúpate de lo que puedas hacer hoy.


Conócete a ti mismo



Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Causas y consecuencias

Un propósito para el Arte