Comer 5 veces al día

Hace poco más de un año sufrí de problemas digestivos persistentes. A causa de dichos malestares me vi en la necesidad de consultar a un especialista, un gastroenterólogo. Como parte de mi tratamiento mi doctor me animó a cambiar mi dieta por una más sana.


Ésta dieta consistía en dividir mis alimentos diarios en 5 o 6 comidas con un espacio de 3 horas entre cada una. Con esto pretendía no sólo aliviar mis malestares en ese momento sino también hacer el hábito de comer de esa manera de forma permanente.


Al principio debo admitir que tenía mis dudas. Comer tantas veces al día me hacía pensar que aumentaría de peso; tampoco parecía muy sano que mi sistema digestivo trabajara todo el día. La verdad resultó ser precisamente lo contrario.


Al comer 5 o 6 veces diarias lo que haces no es comer más, sino repartir lo que comes en porciones más pequeñas y frecuentes. Con esto tu estomago no se recarga como con una comida grande. La digestión es más rápida y ligera (ésta es la principal causa por la cuál me recomendaron la dieta en primer lugar).


Comiendo de éste modo es probable que pierdas también algo de peso, me explicó el médico. La razón es que cuando una persona hace comida menos frecuentes (dos o tres al día por ejemplo) tu cuerpo llega a un punto en que, debido a la falta de alimento, el cuerpo da la orden de almacenar tantas calorías pueda de los alimentos que hayas comido anteriormente y que aún se encuentran en los intestinos. Esto lo hace porque percibe que el tiempo desde la última comida es mucho y comienza a preocuparse porque la siguiente ingesta de alimentos no ocurra pronto. Por ésta razón decide acumular energías.
En el caso contrario cuando las comidas son más frecuentes tu organismo se acostumbra a un ritmo regular. Tu organismo espera que la siguiente comida ocurra pronto; antes de que la 'alarma' de emergencia se encienda. De éste modo evitas acumular calorías en exceso.


En algún libro leí que la forma en la que se entrenaban los luchadores de sumo para ganar peso consistía en hacer una gran comida al día. No estoy seguro de que eso sea cierto pero hace sentido según lo explicado anteriormente. Cada vez que, por alguna razón, salto alguna de mis comidas recuerdo ésta idea para mantenerme motivado y evitar caer el la vieja dieta de 2 o 3 comidas al día.


Pero acelerar e metabolismo no es el único beneficio, existen muchos otros beneficios derivados de ésta dieta. Por ejemplo mejoras tu tránsito digestivo (al ser las porciones más pequeñas), quemas más calorías debido al proceso de digestión constante y acostumbras a tu organismo a comer a ciertas horas. Además de que evitas posibles problemas cardiacos derivados de hacer comidas excesivamente grandes.


Desde que me recomendaron ésta dieta no la he dejado ya que estoy convencido de los beneficios. Mi médico me comentó que para él ésta era su forma habitual de comer. Los invito a que consulten a su médico o su nutriólogo de confianza para que sean asesorados adecuadamente sobre como llevar ésta dieta. Valdrá mucho la pena.



Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Causas y consecuencias

Un propósito para el Arte