Dime en que forma estás y te dire quién eres

En muchas ocasiones en las que me he encontrado leyendo algún libro de desarrollo personal encuentro comparaciones entre una persona con buena condición física y una persona modelo (modelo según el tema de que trate el libro). Ya sea en un libro de finanzas personales, uno dedicado a la psicología o de desarrollo profesional me encuentro con dichas comparaciones. Incluso las he encontrado en libros muy técnicos de programación. Prácticamente en cualquiera enfocado a la mejora de las habilidades personales o profesionales.

De forma recurrente me he encontrado con frases como "tener buenas finanzas personales es como estar en forma". Por el contrario "estar gordo es como ser mal administrado en los gastos". O como encontré recientemente en un libro de programación "para ser mejor programador necesitas tener buenos hábitos, los mismos que necesitas si quieres estar en forma".

Pero, ¿que puedes aprender tu de alguien con grandes músculos y una figura esbelta?

Resulta que quienes se comprometen con su condición física demuestran ciertas cualidades. Cualidades envidiables, cualidades que pueden ser aplicables a casi cualquier otra área en tu vida.

En éste artículo voy a exponer algunas de las cualidades y virtudes que demuestran quienes se mantienen en buena forma física.




1. Saben que es lo que quieren. Distinguen con claridad que es aquello que desean, que es aquello que para ellos es mas importante y aprenden a conseguirlo. No se conforman con menos.

2. Son conscientes de sí mismos. El autoconocimiento es quizás la cualidad mas importante y poderosa de todas. Quienes son capaces de conocerse a sí mismos y de juzgarse de manera sana son capaces de un enorme crecimiento personal. Por otro lado quienes se ciegan a sí mismos se cierran a las oportunidades por lo que caen irremediablemente en el fracaso.

Reconocen abiertamente sus defectos del mismo modo que aceptan sus virtudes.

3. Son disciplinadas. Son regulares en su actividad física, con lo que demuestran un gran sentido de la disciplina. Así como son dedicados a su bienestar personal suelen ser disciplinados de éste mismo modo en las demás actividades que realizan.

4. Saben que la apariencia importa. Así como los libros SÍ son juzgados por su portada, de igual modo, las personas son juzgadas por su apariencia. Quienes se ejercitan saben muy bien lo importante que es mantener un buen aspecto físico. Esto les trae beneficios a nivel personal, profesional y de relación con las demás personas.

5. Son activas. Tienden al movimiento; a la actividad. Viven entusiasmados de sus ideales y los llevan a las práctica. Son consistentes entre sus creencias y sus acciones.

6. Poseen una enorme autoestima. No sólo mejoran su autoestima al mejorar su imágen. De igual modo aumentan enormemente su estima y respeto propios al saberse comprometidos consigo mismos y con su bienestar.

7. Son constantes. Renuncian a algunos momentos de comodidad y descanso. Todo sea por lograr un beneficio mucho mayor en el mediano y largo plazo. Reconocen la importancia del esfuerzo continuo aún cuando los resultados en el corto plazo parezcan pocos.

Seguramente habrán muchas más cualidades que las expuestas en éste corto artículo.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Causas y consecuencias