La filosofía del Oso Yogui

El oso Yogui es un personaje animado de Hanna Barbera al que siempre le salían mal las cosas. Crees que no puede haber una filosofía detrás de un personaje de dibujos animados? Y si te dijera que es muy probable que conozcas personas que comparten su forma de ver el mundo? Te parece demasiado? Te invito a seguir leyendo, puede que te sorprenda.

Recuerdas cuál era la frase favorita del oso Yogui? Claro, era "soy más listo que los osos promedio". Existen muchas personas en el mundo que piensan de igual manera. Se saben mejores que sus jefes, que sus padres, se saben mejores que sus amigos y sus maestros. Y no se trata sólo de que lo crean; en realidad no tienen la menor duda.


Resulta que éste es un pensamiento en realidad muy poderoso.
Sucede algo maravilloso en el cerebro cuando una persona se piensa mejor que las personas promedio. Bueno, en realidad ocurren tres cosas.


La primera. Tu mente hace iguales a todas las personas. Todos se convierten en una masa gris incipiente en la que no se puede distinguir a nadie en particular.


La segunda. Tu mente te coloca algunos escalones arriba en la escala evolutiva. Te coloca más cerca de Dios y más lejos de los mortales. Todos los retos del mundo parecen menos.


La tercera. Al parecer menos los retos y las dificultades del mundo tu mente baja de velocidad. De repente no hace falta esforzarse tanto. Disminuyen tu capacidad de atención y tu entrega hacia cualquiera de tus actividades. Con el tiempo y la práctica continuas tu mente se apaga por completo.


Y que sucede? Pues de pronto las cosas comienzan a salirte mal. Tu desempeño en el trabajo y en la escuela disminuyen. Tus relaciones sociales de pronto no son tan buenas. Comienzas a sentirte torpe al realizar tareas de habilidad manual por lo que comienzas a evitarlas. Además hay personas que arreglan las cañerías y cortan el césped. Comienzas a pensar que no tienes tú por que rebajarte a hacer esas tareas que consideras inferiores.


La filosofía del oso Yogui es, como había mencionado, muy poderosa; desafortunadamente no en tu beneficio. La falsa ilusión de superioridad es un oásis en el que muchos quedan atrapados. Y es que es tan gratificante sentirse superior... En éste aspecto no es muy distinto que una droga y el daño que causa es muy severo. Te afecta de manera negativa casi en cada aspecto de tu vida.


Como puedes alejarte de ésta falsa ilusión de superioridad? Para comenzar debes ser capaz de reconocer tus propios defectos; debes poder juzgarte a tí mismo. Deber poder poner tu mente y tu cuerpo desnudos frente al espejo y enumerar todas las cosas en las que puedes mejorar. Especialmente en aquellas en las cuales el cambio es urgente. Quienes creen tener pocos o ningún defecto son las presas fáciles.


Además debes poner en práctica el reconocimiento de las virtudes de los demás. Esto es, debes poder enumerar las virtudes de las otras personas. Especialmente de aquellas en las que encontrar una virtud parece más difícil.
Enumerar las virtudes de personas exitosas podría no ser tan complicado. Pero que tal enumerar las virtudes de personas con vidas más sencillas? Todas las personas son superiores a tí en por lo menos un aspecto.


Por ejemplo:


Un abogado es superior a tí porque posee un enorme conocimiento en leyes. Tú que tanto sabes de leyes? Recuerdas al menos las básicas que enseñan en la primaria?


Un plomero sabe soldar y es diestro con las herramientas. Sabes soldar? Podrías reparar una fuga?


Un vagabundo. Que podría saber un vagabundo que tu no sepas? Bueno, de entrada podrías conseguir comida sin dinero. A tí seguramente te mataría la pena de entrar a un restaurante a pedir comida sin pagarla. Un vagabundo sabe donde dormir a la intemperie. Sabe como resguardarse del frío y la lluvia. Tu podrías sobrevivir una noche en la calle? Que tal una semana? Un mes?


Además de saber reconocer las cualidades de las personas debes ser capaz de aprender un poco de los demás. Deja de quejarte del porque tu jefe tiene ese puesto y tu no. Mejor comienza a pensar que cualidad posee él que tu no tengas. Por supuesto que debe tener alguna, la prueba es que él tiene el puesto y tú no.


The Yogi Bear is a trademark of Hanna Barbera. All rights reserved.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Causas y consecuencias