Por qué no me gusta el socialismo?

Sabemos que es lo mejor para ti.

El gobierno se convierte en administrador de tu ingreso. El gobierno es además el responsable de decidir que es lo mejor para todos. Y aquí hay varios problemas: 

1) El gobierno toma una enorme responsabilidad. La de administrar y distribuir el ingreso de todos sus ciudadanos. Demasiado dinero en un solo lugar.

2) Te es quitada la libertad de decidir que se hace con el dinero.

3) El gobierno asume que él sabe que es lo mejor para todos.

4) El gobierno puede tomar decisiones equivocadas. Todos sabemos que no existe gobierno perfecto (esto aplica a todos los gobiernos de todos los países).

5) Las fugas de dinero existen. Entre mas dinero fluya por un sistema con fugas más es el dinero que se pierde.


A que le apuestas?

Conoces la frase "poner todos los huevos en una sola canasta"?

Imagina que retiras todos tus ahorros del banco, que vendes tres cuartas partes de todas tus posesiones y que sacas un préstamo equivalente a seis años de tu sueldo. Ahora imagínate darle todo ese dinero a tu asesor de inversiones porque confias en sus capacidades (aunque en realidad a penas lo conoces). Suena demasiado arriesgado? Lo es! Imagina que todas las personas de tu pais hicieran lo mismo y le dieran todo su dinero a esta misma persona.


Por el bien común?

Una parte importante de tu dinero se vuelve propiedad de los pobres y los desamparados.

Es un hecho que existen personas (en todo el mundo debo afirmar) que prefieren vivir de la caridad que trabajar para ganarse el dinero.

Como ciudadano de un país socialista es tu deber mantener a esa gente. Sobre tus hombros cae no sólo el peso tuyo y de tu familia sino también el de todos los pobres.

El gran dilema de ayudar a los pobres consiste en distinguir entre quienes necesitan verdaderamente el apoyo porque quieren salir adelante de quienes no lo necesitan o lo utilizan para no tener que trabajar.


El sentir de la gente.

No dudo que para muchas personas el socialismo sea un orgullo. Personas que se enorgullecen de vivir en un país que se preocupa por los pobres y los desamparados. Que tiene un sistema de salud libre para todos. Que viven en un pais donde todas las personas son vistas como iguales.

Sin embargo, existen también personas con pensamientos contrarios. Personas que creen firmemente que su esfuerzo y su trabajo deberían ayudar a quienes más les importan: su familia. Existen personas que saben que es injusto que algunos coman del producto de su trabajo aún cuando no lo merezcan. Para muchas personas el poder decidir es demasiado importante. Además, en la opinión de varios estudiosos de psicología y filosofía los hombres no son todos iguales. Afirman que todos somos únicos y que ser tratados como iguales sería equivocado.
Para finalizar.


En el modelo socialista el gobierno toma un papel similar al del padre proveedor y sus ciudadanos el de los hijos a quienes se debe dirigir. La decisión del padre no se objeta, no se pone en duda. Sin embargo existen en estos países personas que son lo suficientemente maduras para no depender de una figura paterna que les diga que hacer.


En el modelo capitalista las personas son responsables directas de su propio bienestar económico. Son libres de esforzarse y lograr riquezas o de no hacerlo y permanecer en la pobreza. Además algunos gobiernos capitalistas ofrecen programas de apoyo social para los necesitados. A su vez todas las personas son libres de apoyar causas sociales, ya sea con trabajo (como ir a pintar una escuela o un orfanato) o de manera económica. La gran diferencia es que eres libre de decidir hacerlo o no hacerlo, es tu decisión.


Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Causas y consecuencias

Un propósito para el Arte