El Prejuicio

Una persona verdaderamente inteligente no es prejuiciosa. Una persona prejuiciosa no es verdaderamente inteligente.


Una persona sin prejuicios razona y después emite un juicio propio. Una persona prejuiciosa acepta el juicio de los demás como verdadero; y por lo tanto, no lo razona.


-Eric Fromm



Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Romper con la inercia