Descubre tus pasiones

"Estoy convencido de que todos nacemos con grandes talentos naturales, y a medida que pasamos más tiempo en el mundo perdemos contacto con muchos de ellos."
Sir Ken Robinson


Tal como lo menciona Ken Robinson, en su libro El Elemento, todos nacemos con talentos naturales y, sin embargo, muchos de nosotros nunca los descubrimos o los desarrollamos. Robinson apunta hacia las escuelas como uno de los principales causantes de ello. 
Así entonces muchas personas nunca conectan con sus con sus verdaderos talentos, y por tanto no son conscientes de lo que son capaces de hacer.


Robinson llama como El Elemento al lugar donde se reúnen las cosas que nos gustan hacer y las que se nos dan especialmente bien. Todos sin excepción tenemos un Elemento; posiblemente más de uno. Descubrir aquello que nos apasiona dará un nuevo significado a nuestras vidas. Nos hará conscientes de nuestras capacidades y nos brindará enormes satisfacciones en el plano personal.
Sir Ken Robinson
Ninguna otra actividad podrá suplir en el plano de la satisfacción personal a la práctica y desarrollo pleno de tus aptitudes naturales.


Cuando somos pequeños nos es particularmente sencillo reconocer aquellas cosas que nos agradan y cautivan nuestra atención. ¿Quienes no soñamos de pequeños lo que nos gustaría hacer siendo mayores? 


Esto se debe a que cuando somos pequeños nuestros pensamientos y nuestros deseos carecen de limitantes y autocensura. Por supuesto la historia cambia conforme crecemos. Durante nuestra vida se nos enseña que aquello que deseamos hacer no es lo que la sociedad o nuestras familias necesitan de nosotros. Se nos enseña que nunca seremos exitosos haciendo aquello que deseamos y soñamos. Sin embargo, esta es una idea totalmente equivocada.


Descubrir que es lo que te apasiona es el primer gran paso de una enorme cadena de satisfacciones. Su práctica siempre viene acompañada de un desmesurado entusiasmo y un esfuerzo incansable. Es por éstas razones que una vez que descubres tu pasión, y te aferras a ella, el éxito se vuelve inevitable.


El entusiasmo es el combustible que nos impulsa. Cuando haces lo que te apasiona tu entusiasmo se vuelve ilimitado. Y si tienes más de éste seguramente llegarás muy lejos; sin importar que tengas que partir desde cero.


Descubre que te apasiona poniendo esto en práctica.


Es con el tiempo y la falta de continuidad que olvidamos aquello que nos gusta y nos da placer. Es sólo cuando experimentamos una actividad que podemos decidir si ésta nos gusta y en que grado. Por tanto, si deseamos recordar o descubrir lo que nos apasiona debemos entonces vivir una amplia variedad de nuevas experiencias. Debemos convertirnos en practicantes de todo aquello por lo que sintamos el más pequeño interés o curiosidad.


Un ejercicio que propongo para ampliar nuestra paleta de experiencias consiste en:

  • Seleccionar una actividad que siempre deseaste hacer, que te atrae o por la que simplemente sientes curiosidad.
  • Dedicarle a ésta actividad tus tiempos libres durante el lapso de un mes.
Así, si por ejemplo siempre deseaste aprender a bailar Tango puedes dedicarte durante un mes a tomar lecciones. Además deberías practicar en casa los dias que no tengas clase. Haciéndolo siempre con gran entusiasmo y durante todo el tiempo que te sea posible.


Puedes llamar a esto tu proyecto del mes.
Practicar las actividades que te atraen durante un mes te permitirá realizar aquellos proyectos personales que de otro modo se postergarían indefinidamente.


Después de haber experimentado varias actividades, digamos durante el lapso de seis meses o un año, puedas discernir con mayor facilidad entre aquellas que te agradan más. También, puedes descubrir otras en las que nunca habrías pensado. Por ejemplo, tomando un curso de idioma francés podrías descubrir que tienes vocación para el turismo o la cocina europea.


Una vez haz descubierto tus actividades favoritas puedes desarrollarlas a plenitud. Puedes convertirlas en las pasiones que mueven tu vida.


Unas últimas notas.


No hay edad para descubrir tus pasiones. En el mundo existen muchos casos de personas que han descubierto sus pasiones tanto en la infancia como en el retiro.


Cuando selecciones las actividades que llaman tu atención no caigas en la trampa de escoger aquellas en las que, de entrada, te sientes más hábil. En su lugar selecciónalas porque llaman más tu atención. La habilidad se desarrolla con la práctica. La habilidad como el éxito son siempre inevitables cuando se hacen las cosas con pasión y entrega.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Romper con la inercia