Levantarse temprano

Esto es algo que he estado practicando a últimas fechas. Hasta ahora puedo decir que me encanta hacerlo. Levantarme temprano me ha permitido muchas cosas, aquí están algunas:
  • Levantarme de la cama ha dejado de ser un nacimiento doloroso que se repite todos los días.
  • Le permito a mi mente y a mi cuerpo pasar del estado de sueño al de vigilia de manera suave y gradual.
  • Dormir tarde puede ser enormemente perjudicial a la salud. Al levantarme temprano intento también acostumbrarme a dormir más temprano.
  • Tener un provechoso tiempo personal. Tengo un poco más de hora y media para hacer cualquier cosa que me apetezca. Por ejemplo leer el periódico, una revista, un libro o escribir en éste blog.
  • Aprovechar los momentos en los que la mente está mas relajada.
  • Evitarme el -enorme- estrés de pensar que la única razón por la que me levanto es para ir al trabajo. Ahora me levanto para hacer algo que me gusta.
  • Disfruto la ducha.
  • Me preparo para el trabajo sin prisas ni presiones.
  • Llego completamente despierto a la oficina.

Todo lo anterior me hace sentir de mejor humor durante el día.
Hay algunas otras cosas que me gustaría hacer por las mañanas:
  • Desayunar temprano, hacerlo sin prisas disfrutando cada bocado.
  • Meditar. Es algo que no sé pero me gustaría aprender a hacer.
  • Ejercicio. Ya que por lo regular en las tardes tengo citas u otros planes.
Lo más difícil de levantarse temprano ha sido tratar de dormir temprano también. Después de muchos años de irse a dormir a media noche cuesta trabajo dejar de hacerlo. Sin embargo eso es sólo una pequeña barrera mental que se puede combatir pensando que aquello que dejes de hacer por la noche podrás hacerlo mucho mejor por la mañana.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Romper con la inercia