Ahorra primero

Esto es algo que he tenido a bien practicar desde hace ya 18 meses. Ahorro primero una parte de mis ingresos cada quincena mediante un cargo automático. El dinero que resta es el que tomo en cuenta para mis gastos. Esta sencilla práctica ha significado un cambio enorme en mis finanzas personales.

Antes de esto solía usar la clásica excusa de que el dinero que ganaba no era suficiente. Que no podía ahorrar ya que mis gastos eran muchos, que no había forma alguna de poder ahorrar. En aquel momento gastaba todos mis ingresos mensuales, si todos! Y en algunas ocasiones hasta gastaba el dinero que no tenía, era esclavo de las tarjetas de crédito (tenía dos y en las dos debía).

En algún momento me cansé de aquella situación, me harté de la presión de saber que le debo mi trabajo a alguien más. Me cansé también de poner la misma excusa mes con mes. No tengo dinero, no tengo ahorros, no me alcanza.

graur razvan ionut / FreeDigitalPhotos.net

Ahora no sólo no le debo dinero a nadie. Sino que además me siento gratificado por que mi dinero produce más dinero. Sin que yo trabaje o me esfuerce más para ello. Lo que hice para lograr esto fue lo siguiente:

  1. Me senté a planear un presupuesto. Diferenciar entre los gastos absolutamente necesarios de los lujos y los gastos absurdos.
  2. Comencé a ahorrar un pequeño fondo para imprevistos equivalente a 2 semanas de mi sueldo. Éste pequeño colchón de dinero me permitiría poder pagar imprevistos tales como enfermedades, medicamentos y otros eventos similares.
  3. Aplicando mi presupuesto todos los días me fue posible hacerme del fondo para emergencias y mucho más. Logre recortar gastos enormemente.
  4. Me enfoqué en pagar los créditos pendientes. Pero no haciendo pagos regulares sino adelantando pagos de la forma más agresiva posible. Las deudas tenían que irse ya!
  5. Cancelé una tarjeta de crédito. Aunque lo mejor hubiera sido cancelar ambas. Puedes vivir sin tarjeta de crédito toda tu vida sin repercusiones.
Una vez apagadas las llamas y con agua de sobra en el camión de bomberos me fue posible darle una vuelta completa a la situación. Me inscribí a la caja de ahorro de mi empresa y comencé a aportar un porcentaje grande de mi sueldo. Al ser los cargos automáticos no había oportunidad de fallar en el ahorro. Y al ser un plazo de ahorro forzoso a 12 meses no hay forma sencilla de gastar el dinero que tengo cuando no soporto las ganas de comprar algún gadget nuevo.

Al ahorrar primero y gastar después obtienes los siguientes beneficios:
  • Te vuelves mejor administrado
  • Siempre tienes dinero
  • Aprendes a vivir bien con menos
  • Te haces a la idea de que ganas menos, sin que esto sea una carga en lo absoluto
  • Puedes aportar dinero para tu futuro (algo que todos deberíamos hacer, dada la situación de las instituciones de seguridad pública)
  • Una vez que acumulas cierta cantidad puedes pagar de contado (por ejemplo un auto o incluso una casa)
  • Pagando de contado pagas mucho menos que a crédito
  • Tu dinero produce dinero con los intereses (lo cual es una sensación emocionante debo decir)
  • Aprendes a valorar mejor tu dinero, por lo que te será difícil mal gastarlo
vichie81 / freedigitalphotos.net
Recuerda, no confies en tus buenas intenciones al ahorrar. Ponle un candado doble, haz que el dinero te sea enviado a tu cuenta de ahorro antes de que llegue a tus manos. Además, escoge un largo plazo forzoso para que no puedas hacer retiros hasta que éste se cumpla. Pero recuerda no quedarte sin un fondo para emergencias o te será contraproducente.

Felices intereses!

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Causas y consecuencias