La diferencia está en la mente

Por dentro, todas las personas somos iguales. Tenemos las mismas entrañas; nuestros cuerpos funcionan de la misma manera. Nuestros cerebros tienen los mismos componentes físico-químicos, y aproximadamente el mismo número de neuronas. Nuestras proporciones físicas son muy similares.
Entonces, qué es lo que hace diferente a una persona exitosa del resto de las personas?


No es el hardware, es el software.


Una persona exitosa es distinta a las demás en varios aspectos: en su forma de relacionarse con los demás (y con quién se relaciona también). Es diferente en su forma de pensar. Sus acciones y comportamientos se distinguen de las del resto de las personas. Y es que su forma de ver el mundo es diferente.


Todos estos aspectos provienen de un sólo lugar: su mente.
En la mente tienen su origen las creencias y los comportamientos que nos definen y que dan forma a nuestra realidad.



La forma en la que aprecias el mundo nace en tu mente, en tus creencias. La imagen que tenemos del mundo está condicionada por nuestros pensamientos. Si queremos ahorrarnos dolor y sufrimiento es muy importante que tratemos que nuestra imágen del mundo sea lo más cercana posible a la realidad.
Pero que sería de una persona si sus acciones no correspondieran con sus pensamientos. Sería una persona llena de conflictos. Pensar y creer en algo y actuar de manera contraria es la raíz de la infelicidad.


La mente precede a la realidad, le da forma.


Podemos concluir que es nuestra configuración mental la que define si seremos libres y felices o desdichados. Es nuestra programación la que da dirección y alimenta con entusiasmo nuestros esfuerzos diarios.


Asegúrate de estar tomando la dirección correcta a cada paso que das. Si es necesario, reconfigura tu mente, deshazte de los viejos hábitos y pon en juicio tus creencias.
Reconfigura tu mente. Reconoce qué software es obsoleto y desinstalalo de tu memoria y tu comportamiento. Instala nuevas fuentes de pensamiento. Genera una nueva visión del mundo.


Actualiza el sistema operativo de tu mente



Nota adicional: Algunos días después de escribir éste post descubrí el siguiente párrafo en el libro de Raimon Samsó, El Código del Dinero:
Cuando yo era empleado de banca, descubrí que mis clientes más ricos pensaban muy diferente de quienes no lo eran. Aquellos pensaban en grande, mientras que el resto en pequeño. Ambos tienen un cerebro similar, pero una mentalidad diferente. Hacen un uso de su mente muy distinto y ésta es la razón que diferencia sus economías. Sus mentalidades distintas sostienen creencias distintas, que se concretan en actitudes, hábitos y conductas, todo lo cual crea realidades económicas diferentes.
Coincidencia? :)


Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Causas y consecuencias