Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Permítete lograr lo que deseas

Imagen
Reconoces que hay cosas que quieres lograr. Sabes muy bien lo que se necesita para hacerlo.


Sabes que si hicieras aquello, de manera frecuente y disfrutando el proceso, alcanzarías cualquier meta. Te sentirías realizado, auténtico.


Pero aún así no lo haces. Ésta es la raíz de todos tus descontentos y todos tus conflictos.


Sólo puede ser feliz aquél que se lo permite.


Sólo dos tipos de personas logran ser felices en el mundo: quienes no desean nada y quienes vuelven realidad sus auténticos deseos*.



Había una vez dos monjes zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio. Cuando llegaron al río, vieron a una mujer que lloraba en cuclillas cerca de la orilla. Era joven y atractiva. -¿que te sucede?- le preguntó el más anciano.-Mi madre se muere. Está sola en casa, al otro lado del río, y yo no puedo cruzar. Lo intenté -siguió la joven-, pero la corriente me arrastra y no podré llegar nunca al otro lado sin ayuda... Pensé que no la volvería a ver con vida. Pero ahora... Ahora que habé…

Así soy yo (y no puedo cambiar)

Imagen
Frases como «Así soy yo» y «Así es mi carácter» por lo regular preceden a otras de tipo «y no puedo cambiar». Ese no puedo cambiar lo podemos interpretar de varias formas, aquí sólo voy a exponer tres.

La primera es, «en realidad no quiero cambiar, me quiero evitar la fatiga». La segunda forma de interpretarlo podría ser «lo he intentado antes y he llegado a la conclusión de que no puedo, no es posible». Finalmente, la tercera es «actuo así porque me conviene».

En los tres casos anteriores, el individuo tratar de convencerse y de convencer a los otros de que así son y nada pueden hacer para cambiar (mejorar). Ésta es una forma de justificar nuestras faltas y nuestros defectos. Puede ser una forma de lavarnos las manos, de cerrar los ojos ante nuestros defectos.

También puede ser una forma de abandono, en la que la persona tras varios intentos fallidos se hace a la idea de que no hay forma de cambiar. Entonces tira la toalla, abandona.

En otros casos, incluso, puede ser usado por algun…

Conviértete en un creador de soluciones

Imagen
Lo primero que nos viene a la mente cuando escuchamos la palabra empleo es vernos a nosotros mismos trabajando para una empresa o un negocio establecido. Un empleo no es sino una forma en la que un individuo es recompensado tras resolver problemas ajenos.

Buscamos que un tercero nos de algo que hacer a cambio de una paga. Sin embargo, a veces no consideramos que no siempre es necesario ser empleados de esa empresa o negocio. En lugar de ser empleados y tener jefes podemos ser independientes y tener clientes. Tus clientes pueden ser cualquiera, desde tus vecinos hasta individuos en otros países que quizás jamás conozcas en persona.

Dicen que las crísis son también sinónimo de oportunidad. Cuando no tienes un empleo tu trabajo de tiempo completo es encontrar uno. Esto no sólo significa salir a las empresas ofreciendo tus servicios. Existe otra forma, puedes emplearte a tí mismo.


La razón primera por la que percibimos un ingreso es por ser capaces de resolver problemas ajenos.

Esa es la r…