El Ego

El ego* es cómo un parásito sujeto con garras y dientes a la cabeza de una persona. Dicho individuo creerá que llevar aquél bicho es normal, ya que ha estado ahí desde que tiene memoria. Se ha acostumbrado al, a veces ligero y a veces punzante, dolor que implica llevarlo.
Si alguien reconoce el parásito e intenta quitarlo éste causará daño a su portador al intentar aferrarse a él. En consecuencia ésta persona se volverá molesta hacia tí a causa del dolor que acabas de provocarle. Así funciona el ego.
La única forma de deshacerse de él es aceptando su existencia y el daño que provoca en tu persona. Debes reconocer que son tus temores y la fuerte identificación con tus actitudes y creencias, tu necesidad de tener siempre la razón y de defender una postura inflexible las cosas que lo alimentan. El ego modifica tu conducta, te lleva a realizar acciones en su beneficio y protección. 
Una vez reconoces y aceptas lo anterior comienza un cambio en tu personalidad. Dejas de alimentar a tu ego, dejas de permitirle tomar decisiones por tí. Entonces el ego comienza a morir.
Nicolas Raymond - FreeStock.ca

Inspirado por: The Power of the Now. Eckhart Tolle.

* Entiéndase ego por egoísmo negativo. Existe otra forma de egoísmo denominado positivo, el cuál es generador de bienestar emocional.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Un propósito para el Arte

Romper con la inercia