Decisiones decisiones


Ya sea que te encuentras pensando en tomar una decisión muy importante, como bien puede ser elegir una carrera, o simplemente tienes algo de tiempo libre y deseas hacer algo edificante con él. Y te sucede que pasas el tiempo pensando que deberías elegir o cual es la mejor opción en la que invertir tu tiempo. Y al final pierdes ese tiempo sin haber decidido nada. Si ese es tu caso te conviene leer lo siguiente.

En realidad no es tan difícil tomar una decisión de esta naturaleza. La razón es que poco importa el camino que elijas. Lo que importa al final es que tan lejos llegas. Y el que tan lejos llegues va a depender -principalmente- del nivel de interés que logres mantener en ello.

Que si me conviene estudiar medicina porque se gana bien o si debería estudiar una carrera técnica. Que si debería invertir mi escaso tiempo libre en aprender a tocar un instrumento o aprender algún idioma. Independientemente de que existan otras razones involucradas la más importante es sin duda tu propio y genuino interés. Puede que no llegues a ser tan buen médico si la mitad de las clases te inducen un coma por aburrimiento, o si por el contrario encuentras las clases tan complicadas que funcionas bajo un constante estrés que sólo aumenta con el tiempo. 
Aquí cabe aclarar que todo aprendizaje tiene un grado de dificultad inicial que podrás superar, siempre y cuando tu interés decaiga pero no desaparezca. Siempre puedes mantener el rumbo si aquello es más como una carrera de obstáculos que como una pendiente en subida a la que no encuentras una bajada.

Ahora, como puedes saber si aprender a tocar la guitarra es lo tuyo o si mejor deberías elegir la batería? Prueba con ambas, ve cuál de las dos mantiene o aumenta tu interés durante un cierto periodo de tiempo. No hay forma de saberlo hasta que no lo hayas intentado. Algunos de los mejores guitarristas comenzaron tocando la batería solo para enterarse (algunos muchos años después) que lo suyo lo suyo es tocar la guitarra. Sólo pudieron darse cuenta de esto hasta que le dieron una oportunidad y no antes. Frank Zappa comenta en un artículo para Rolling Stone [1] que tardó todo un año en intentar siquiera aprender a tocar acordes. Pero que en las 4 semanas siguientes ya era capaz de tocar algunas canciones sencillas como la guitarra principal.

Cuando tomas la decisión correcta hasta el más pequeño logro aumenta tu interés, por el contrario la elección equivocada hará que tu interés se estanque y eventualmente disminuya. Es muy importante que identifiques cuando una u otra cosa ocurran porque de esto depende que elijas la mejor opción para ti. Además, es muy importante también que el tiempo en el que pruebas tus opciones no sea muy corto ya que al principio todas las opciones pueden parecerte complicadas. Si logras superar la curva de aprendizaje inicial de todas tus opciones podrás apreciar mucho mejor cuál de ellas logra despertar más tu interés.

Al principio es un poco como aprender a invertir el dinero en la bolsa de valores. Primero eliges las dos o tres empresas que mas te gustan y pones un poco de dinero de prueba en cada una y las observas como se comportan en un cierto tiempo, que no debe ser muy corto para no hacerte falsas ideas. Sólo que en lugar de observar como sube y baja el valor de tu dinero lo que observas es como se comporta tu ánimo.

Ahora, una vez que has probado tus opciones y haz tomado una decisión debes recordar que siempre habrán altas y bajas, habrán días de gran entusiasmo y momentos de enorme desánimo. Esto es cierto también para los mercado bursátiles. Pero siempre podrás recuperarte de los momentos difíciles siempre y cuando el gusto por lo que haces no se extinga del todo (esto equivaldría en el mundo bursátil a una empresa que quiebra). Siempre puedes recuperar una fogata si mantienes vivas unas pocas brasas. Eso y que aprendas de los errores que hayas cometido.

Siempre puedes inyectar ánimo a tu elección aumentando tu dominio en la materia. Si de manera frecuente inviertes tiempo en aumentar o mejorar tu dominio de algún aspecto (aprender más acordes o tocarlos mejor, por ejemplo) esto hará que tu interés aumente. Del dominio nace el amor. El interés te permite generar cierto dominio, el dominio genera más interés y así sucesivamente. El sistema entra en un ciclo de retroalimentación que puede durar muchos años, o incluso décadas, siempre y cuando lo mantengas y no olvides las condiciones que lo mantienen en movimiento.

Por último, otro factor que suele influir en el interés es la capacidad de exploración. Asegúrate de elegir aquella opción que te ofrezca una área suficientemente amplia para explorar. Para explorar las posibilidades pero también para explorarte a ti mismo. Para explorar la forma en la que te desenvuelves entre las múltiples opciones que se te presentan y que te permita aplicar tu creatividad.

Entradas populares de este blog

Prejuicios religiosos

Causas y consecuencias

Un propósito para el Arte